Carrito de compra

Ser Mamá

Anterior

La muñeca más vieja

Siguiente

12 comentarios

  • que tristeza me dio al leer estas reflexiones, recordé que mi mamá murió así, invisible para dos de mis hermanos, que pesar saber que a los ancianos los tratemos así y nos olvidemos que lo dieron todo por nosotros. los invito a reflexionar sobre esto. Nos dieron sus genes merecen respeto.

    José Luis Moreno Ruiz el
  • Hermosa reflexión sobre la vida,le pido a dios que no me permita olvidar a mis viejitos para que un día yo no sea invisible
    para mis hijos…. Gracias Mariano dios te bendiga

    Marycruz Bello el
  • Triste historia y tan real… Cuidemos a nuestros ancianos, aprovechemos sus experiencias de vida, tan sólo hay q recordar q si tenemos suerte podemos llegar a vivir esa etapa, sembremos cuidados, atenciones, cariño, amor… y eso será lo que recibiremos… Gracias por tan bonita reflexión Mariano…

    Ma Del Refugio García Serna el
  • que tristeza y que mal porque todos en algún momento vamos a ser ancianos,ay que comprender los darles amor cuidarlos saber que son muy importantes

    Karen el
  • Qué tristeza me dió leer esta historia, la verdad a veces nosotros mismos hacemos que los mayores sean invisibles, tengo a mi padre que cuido cada quince dias, que tristeza me da, que a veces ni volteamos a verlo, él allí en su silla de ruedas sólo nos mira pasar a su lado, le doy de comer y sólo le dejo la comida para que se alimente junto con sus medicinas, él termina y me dice gracias, sólo le digo gracias a Dios y me retiro….. gracias por compartir estas reflexiones, de hoy en adelante le pondré más atención, no quisiera que me pasara lo mismo cuando llegue a esa edad, convertirnos en invisibles para los demás…un saludo desde Saltillo

    Nubia el

Deja un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados